María Eugenia Vidal: problemas, furia y la promesa de cortar el hilo caiga quien caiga

María Eugenia Vidal: problemas, furia y la promesa de cortar el hilo caiga quien caiga

Qué piensa la gobernadora sobre las denuncias. La defensa de Macri y el avance de la Justicia.

“El hilo se cortará donde se tenga que cortar”, promete María Eugenia Vidal. Es una forma de asumir que el caso le preocupa y que podría seguir escalando. Su primera reacción cuando trascendió la lista de aportantes electorales apócrifos para la campaña electoral de 2017 fue pedirle a los integrantes de su mesa chica que le recopilaran datos sobre el tema. Quería saber si se trataba de una denuncia de esas que a veces abundan en política, intrascendente, forzada para tratar de sacarla de eje. Pero no era el caso. Estaba perfectamente documentada.

El informe que le llevaron a su despacho la obligó a tomar decisiones drásticas: la gobernadora pidió una reunión en la Casa Rosada para apurar la ley de financiamiento de las campañas, encargó una auditoría, expresó públicamente su predisposición a colaborar con la Justicia y echó a la contadora general bonaerense, Fernanda Inza, que estuvo a cargo de la administración financiera de los fondos. Inza no era una funcionaria cualquiera: con Vidal se conocen desde hace muchos años y se consideran amigas al punto de contarse secretos de la vida privada. La contadora se puso a llorar cuando escuchó que tenía que abandonar su cargo. ¿Se cortó ahí el hilo del que habla Vidal en la intimidad? Nadie lo sabe. La mandataria estudia la cadena de responsabilidades que llevaron a esta situación. Está furiosa y dispuesta a mostrar que ella es distinta.

“Hay que verla a Maria Eugenia enojada y pidiendo explicaciones:te mira, te clava los ojos y son como dos puñales. No te los saca de encima”, confía un dirigente que la conoce a fondo. En las oficinas de la gobernación, en La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires, los lugares por donde la primera mandataria de la Provincia se mueve alternativamente durante la semana, se vivieron días de tensión. “Es la primera vez que nos entran las balas desde que asumimos. Nos pega en la línea de flotación porque si algo se le reconoce a ‘Mariú’ es su honestidad y transparencia en todo lo que hace”, afirman en el Gabinete que lidera Federico Salvai.

Hasta la discusión por el ajuste que implica el Presupuesto del año próximo, que a Vidal le inquieta porque afecta la ya delicada caja de su administración, por momentos pasó a segundo plano en los últimos días. La oposición peronista huele sangre. Justo un año antes de las primarias y frente a la figura con mayor popularidad de Cambiemos. Gustavo Ferrari, el ministro de Justicia, pasó a comandar la estrategia judicial. El equipo de abogados  lo encabeza Alejandro Pérez Chada, abogado de confianza de Mauricio Macri desde, por lo menos, la década del noventa.

Los casos de irregularidades entre los aportantes -que reveló el sitio web El Destape- involucran a cerca de 500 personas que viven en asentamientos y son beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y a alrededor de 350 monotributistas sociales. Todos figuran como aportantes en efectivo para los comicios que terminaron ganando Esteban Bullrich y Graciela Ocaña. Muchos de ellos, además, están afiliados al PRO y aseguran que no lo sabían. Otro caso insólito es el del intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, que niega haber puesto plata de su bolsillo y aparece en el listado.

 

Te puede interesar  Lotería mantendrá abiertos hasta fines de junio casinos de Mar de Ajó y Necochea

 

Vidal siempre supo que tarde o temprano llegaría su primera crisis. Nunca creyó que fuera por una denuncia de este tipo. “Yo di una orden: nosotros no nos financiamos con plata de la droga ni del juego ni de proveedores del Estado”, recuerda en charlas reservadas en las que se habla del tema. Uno de sus principales funcionarios acota, como si quisiera dejar entrever algo que no termina de animarse a decir: “Tampoco nos financiamos con plata de la Policía”.

Los fondos con fines proselitistas estuvieron, históricamente, teñidos de recaudaciones espurias. La gobernadora y toda la política lo saben. En especial lo sabe el kirchnerismo, que está acusado de haber financiado la campaña de Cristina en 2007 con plata que provenía de la ruta de la efedrina. Una de las deudas de la democracia tiene que ver con la enorme montaña de dinero que mueven las agrupaciones para afrontar una contienda electoral y que nunca nadie termina de saber bien de dónde salen. Los partidos elaboran rendiciones finales irrisorias, disfrazadas de millonarias porque para cualquier persona que no esté empapada en la cuestión pueden resultar cifras verídicas. “Y, sí, somos todos un poco hipócritas”, reconocen quienes han monitoreado las cuentas de distintos espacios. Para que se entienda: la mayor parte de lo que los postulantes recauda es en negro.

Para quien tenga intenciones serias de gobernar el territorio bonaerense, por ejemplo, una campaña puede costar entre 7 y 10 millones de dólares, según un histórico operador del PJ que trabajó con Kirchner, Duhalde y Massa. “Si es Tinelli puede bajar un poco porque ya lo conoce todo el mundo, pero tampoco tanto. Es más, si hacés los números finitos y calculás todos los gastos estás cómodo por arriba de los 10 millones de dólares”, confía. Gastos en aviones privados, alojamiento, cartelería pública, logística en los actos, impresión de boletas y publicidad tradicional y en sitios como YouTube o Facebook aparecen en el combo. Para encarar una carrera presidencial la cifra hay que multiplicarla por tres.

 

Te puede interesar  Los docentes de todo el país se suman al paro nacional

 

Elisa Carrió deslizó en su última entrevista que en la Ciudad no hay denuncias porque ella obligó a Horacio Rodríguez Larreta a bancarizar todos los aportes. Hacia eso apunta la nueva ley de financiamiento que el Ejecutivo nacional envió al Congreso. Vidal fue clave para apurar el proyecto. Aun así, está ante un fenómeno desconocido para ella: su imagen venía cayendo por la crisis que arrastra la Nación desde la devaluación del peso y la suba de la inflación y ahora empieza a transitar su primera crisis por afuera de las decisiones de la Casa Rosada.

En la Justicia ya se acumulan tres causas. Una la inició de oficio el fiscal federal electoral Jorge Di Lello, otra -por presunto lavado de dinero- está radicada en el juzgado de Sebastián Casanello y la restante -que se inició a partir de la denuncia de la diputada Teresa Garcia- se tramita en La Plata y la lleva el juez Ernesto Kreplak. Aún no se sabe en qué juzgado se van a concentrar las causas para que no se superpongan medidas que ya están en proceso. Casanello quiere llamar a testimonial a los aportantes cuanto antes.

Macri no dejará sola a Vidal. “Mauricio pondría las manos en el fuego por ella. Sabe que no tiene nada que ver”, dicen sus colaboradores. El Presidente la eligió como compañera para la formula porteña en 2011 y fue su principal sostén cuando sus aliados radicales y el círculo rojo le pedían que pusiera un candidato más competitivo para enfrentar al kirchnerismo en la pelea por la Gobernación. Macri se jacta de haberla “descubierto”. Cuando conoció a los padres de Vidal, los saludó con una frase: “Ustedes la conocieron primero. Pero después de ustedes el primero que la vio fui yo”.

Seguinos en:

Compartir Facebook
Compartir Twitter

Mas noticias

Promocionado!